uruguay natural

Publicidad

 

La inspiración original

En 1909 el Dr. Miguel Perea Jampen (1858-1942) toma contacto con el emprendedor Francisco Piria, ya fundador en 1890 de Piriápolis y con Antonio Lussich, creador del arboreto formado por especies exóticas de singular valor, en Punta Ballena. Estos generan tal entusiasmo en Perea que decide buscar un lugar apropiado para imitar la experiencia.

Primeros pasos

El 14 de diciembre de 1910 el Dr. Perea adquiere 600 Hectáreas de arenal inculto a don José Arboleya, comprendidas entre la hoy calle Faustino San Martín, aproximadamente, y el arroyo Sarandí, en cuya ribera estaba el único espacio verde de  la zona, un monte criollo. La estación de ferrocarril, Mosquitos, ubicada unos 800 m al norte de la actual (1930), existía desde 15 años atrás y prometía buenas oportunidades para el futuro desarrollo local.  

La sociedad “madre” del balneario

El 29 de mayo de 1911 el Dr. Perea conjuntamente con un grupo de amigos accionistas obtienen la personería jurídica de La Floresta SA de arboricultura, balneario y fomento territorial.Integrarán la primera Directiva en los cargos superiores: Miguel Perea (presidente), Alfredo Arocena (vicepresidente), Ricardo Mackinnon (secretario), Cayetano Muttoni (tesorero) y Elbio Fernández Algorta (contador). 
El nombre elegido para la sociedad recién creada abrigaba el sueño de un futuro con perfiles de vergel.  Ese sueño finalmente se cumplió.  En todos los casos actuó como Escribano Público don Conrado González Barbot.  El primer administrador, desde 1913, fue don José Guillermo Barcia.

Nacimiento de La Floresta

El 21 de junio de 1911 el Dr. Perea vende a La Floresta SA la totalidad de los predios adquiridos el 14/XII/1910, en la misma cantidad –cuarenta y dos mil pesos- que pagara para comprarlos. Con esto se inicia el loteo del balneario, que será objeto, además, de un intenso proceso de forestación. Hacia el fin de ese año comenzaron a llegar los primeros “turistas”.

Forestación

Se inicia inmediatamente la plantación de sesenta mil árboles entre pinos y eucaliptus, cifra que llegará a un millón quince años después.

Llegar hasta el balneario: el decauville

Para solucionar el problema del traslado desde la estación del ferrocarril hasta el balneario, se adquirió un pequeño decauville (plataforma sobre rieles de 50 cm de trocha, tirada por un caballo) y se tendió un tramo de vías férreas desde aquella hasta el punto en que hoy confluyen la calle Treinta y tres y la Rambla, en línea recta sobre un terraplén que corría al este de la actual calle Artigas, y remontaba luego hacia la rambla siguiendo el curso de la actual calle de Las Flores.

Más tarde el ramal se extendió al Sarandí y el caballo fue sustituido por un tractor, adoptando finalmente la forma de un tren arrastrado por una pequeña locomotora.

A fines de los ’30 y comienzos de los ’40 va quedando en desuso el viejo vehículo, reemplazado por un microbús que cumplirá su cometido por más de dos décadas. Después de un período de progresiva decadencia a partir de  la inauguración del puente de la Ruta Interbalnearia sobre el arroyo Solís Chico (1960), habrá cumplido su ciclo y terminará desapareciendo.

Primeras obras. El balneario se extiende hasta el Solís Chico

Se hicieron construcciones prefabricadas, se allanó algo el terreno para hacer una rambla y pronto la sociedad extendió la superficie del balneario adquiriendo los campos linderos que llegaban hasta la costa del arroyo Solís Chico.

La isla de los Pescadores y el origen del cangrejal

Esta compra incluía la desaparecida Isla de los Pescadores, que a consecuencia de los cambios que se produjeron en el cauce del arroyo, -que cegaron el brazo de éste que la separaba e la tierra firme-, terminó integrándose a ésta y dando lugar a la formación del recodo en que se desarrolló más tarde el cangrejal. El límite Norte de La Floresta, a partir de la calle San Martín, lo señala la calle Los Ombúes.

La primera escuela agroindustrial gratuita. Nace el pueblo de la Estación

El artículo 3º el estatuto de la sociedad disponía que esta propendería “a la erección de una capilla para el culto católico y de una escuela de enseñanza agrícola en el futuro pueblo.”  Dando cumplimiento a esta se creó la primera escuelita Agro-industrial  gratuita en el país y en torno a ella, y junto a la Estación, se fue formando un núcleo social, tanto o más poblado que el balneario. Su historia es, entonces, una sola.

La primera capilla, el primer hotel, el primer restorán

En 1913 se construyeron una precaria capilla y un “hotel” para albergar a los primeros visitantes. En 1915 se inauguró un restorán que permaneció en servicio durante quince años. Don Genaro Meneses (conocido como Gómez por ser este el apellido de su padrastro), conductor oficial del decauville, quedó afincado de manera permanente en el balneario con su familia. Levantó su casa, llevó adelante un tambo y se ocupó de la atención de los esporádicos visitantes que se arrimaban al lugar fuera de temporada.

Horno de ladrillos. Una capilla que luego será hotel

En 1916 ya había horno de ladrillos, situado frente a la actual Inmobiliaria Scópice. El 2 de julio se inician las obras de una capilla, construcción que estará terminada el 17 de diciembre para recibir y exponer al culto público la imagen de la Virgen de las Flores. Esa capilla perderá más tarde su condición, pasando a ser el Hotel Rambla que continúa funcionando en el presente. La imagen de la Virgen será trasladada en 1930 a la capilla provisoria del proyectado Santuario.

El antepasado del gran hotel

En 1919 y 1920 quedó terminado un hotel de material y madera donde hoy se alza el espectacular edificio art decó. También se construyó un pequeño teatro. Ese hotel permaneció hasta finalizar la temporada de 1935, siendo desarmado en marzo de ese año. En ese lugar se construiría más adelante (1935 – 36) el magnífico hotel que permanece hasta hoy como un elemento de identidad del balneario.

Llega la electricidad

En 1920 se compró una usina generadora de electricidad y se dio luz, hasta la hora 24, al centro del balneario. En 1937 ese servicio pasó a ser gestionado por UTE.

Etapas del desarrollo del balneario

En 1920 se empieza a poblar el Sarandí y pronto habrá, también allí, un pequeño hotel, aprovechando la circunstancia de que el decauville había extendido su trayecto hasta esa zona. La única calle que existía entonces era la Rambla pues el primer amanzanamiento –que  habilitó la venta de cien solares-, fue aprobado recién en 1925. Abarcaba sección central del balneario, limitado por la  actual calle Mackinnon -entonces “calle del Norte”. Habría que esperar la década del ’50 para que “Villa del Mar, Barrio jardín de La Floresta”, sólo atravesado por la Avenida-Parque Tabaré, empezara a lotearse y desarrollarse.

Don Orione visita La Floresta. Origen del Santuario

En 1923, invitado por el Dr. Perea, Don Orione  viene al Uruguay y La Floresta S.A. le ofrece tierras para desarrollar su labor social y pastoral. Durante esa visita elige el lugar donde será construido el Santuario que cobijará definitivamente la imagen de la Virgen de Las Flores.  En1930 el Dr. Perea viaja a Italia y firma en Bra el contrato definitivo con el futuro santo. El 17 de diciembre de ese año se instalan los sacerdotes de la Pequeña Obra de la Divina Providencia  en La Floresta y en 1933, lo harán, en el local de enfrente, las religiosas de la misma congregación.

Comunicaciones: correo, telégrafo, teléfono

En 1928 el correo lo traía don Octavio Villegas, en 1939 se instala la estafeta en el balneario. La oficina fue cerrada en 2005. La primera línea telefónica data de 1917 y como telégrafo al comienzo se usaba el del ferrocarril.

La ruta 35, la calle Artigas y los primeros ómnibus

En 1928 se decide la construcción, de tosca, de la ruta 35 entre Soca y La Floresta. Cuando avanza y se adentra al balneario desde la estación correrá paralela a la vía del decauville y será la calle Artigas. Algún ómnibus particular comenzará a hacer el recorrido por la nueva ruta, hasta que definitivamente en 1948 el transporte es asumido por la empresa COPSA.

Finalizada la construcción de la ruta 35, el acceso a La Floresta se hizo más sencillo. Se llegaba en automóvil o en ómnibus desde Montevideo hasta Soca por la ruta 8 y allí se tomaba la recién construida 35 hasta el balneario totalizando 66 kilómetros. Y continuaba utilizándose el ferrocarril, que dejaba a los pasajeros en la Estación La Floresta. Luego serían “arrimados” a la costa por el decauville y más tarde por un microbús. El tren dejó de correr en 1987.

En 1960 queda inaugurado el puente sobre el Solís Chico y por tanto el tramo de la ruta Interbalnearia que permite el acceso a La Floresta, con lo que el mismo recorrido se acorta en 12 Km.

La imagen venerada de la Virgen de las Flores

El  20 de diciembre de 1930 se traslada la imagen de la Virgen hasta el proyectado Santuario, por ahora provisorio en forma de capilla. Esta fue ampliada en 1936 y refaccionada en 1946. El Santuario fue solemnemente bendecido en 1960. El 24 de junio 1984 culminaron las obras.

En 1935, el 29 de diciembre fecha de la aparición en Bra, Don Orione celebra, en un altar de madera que se conserva como reliquia en el Santuario actual, una misa y consagra la obra Orionita en el Uruguay a la Virgen de las Flores: “Veo una gran luz salir del trono de la Virgen de las Flores y difundirse sobre todo el Uruguay y pasar a los países vecinos…”.

Es la única visita de un Santo (canonizado en 2004), San Luis Orione, a nuestro país. Estuvo en Montevideo y en La Floresta.

Capilla de la Sagrada Familia

En 1935 se construye la actual capilla, consagrada a la Sagrada Familia y se abandona la de la playa(1916)  de la que ya en 1930 había emigrado la Santa imagen para la zona de la estación, al predio de la Escuela Agraria, creada por la Floresta S.A.,  y junto al sitio que le destinara el futuro San Luis Orione en 1923.

Varias décadas después será la sede de la Parroquia “Don Orione” que se creará el 10 de diciembre de 1983, separada de la de Santo Tomás de Aquino (Soca). Su territorio se extiende entre los arroyos Solís Chico y Solís Grande, con la vía férrea como límite septentrional, excepto en la parte correspondiente al pueblo de la Estación Floresta, que está también bajo su jurisdicción.

El gran hotel

El 6 de enero de 1936 se inauguró el nuevo hotel, en el mismo emplazamiento sobre la rambla que ocupaba la construcción de madera y mampostería desarmada en marzo de 1935.  Faltaban sin embargo los dos últimos pisos que se terminarían en el correr del año. Hasta hoy  el Hotel Floresta es el edificio más importante de la costa de Canelones. A lo largo de los años se consagró como un centro de socialización y esparcimiento de categoría. Se le adosó un Casino (el actual cine) que agregó un nuevo atractivo al lugar. Bailes y espectáculos artísticos de muy alto nivel convocaban al público; hasta el llegaban las mejores orquestas y muchos de los artistas que estaban o pasaban por nuestro país. Luego comenzó un período de decadencia y en 1953 fue vendido en remate por habitaciones, constituyendo hoy un complejo de casi setenta apartamentos, con magníficas instalaciones comunes.

Juventus

En la década del ’30 La Sociedad da en donación a la institución Juventus, la manzana comprendida entre las calles San José, Artigas, San Luis y Mons. M. Soler, con frente a la plaza Artigas, para la creación de un parque de vacaciones, cuya actividad –verdaderamente intensa- se prolonga hasta nuestros días. Juventus es una institución católica, abocada a promover el perfeccionamiento humano integral de los jóvenes y niños de ambos sexos mediante actividades de educación física, de esparcimiento, sociales y de complementación cultural y religiosa. En consecuencia "Juventus" procurará formar ciudadanos responsables y con espíritu de servicio al bien de la comunidad nacional e internacional”.

Los clubes sociales

En 1939 surge la primera institución social: el Club La Floresta, le seguirían en 1953 el Centro Social y Deportivo Solís de La Floresta; en 1957 el Club Náutico y de Pesca El Tiburón (en el Sarandí), y por último el Club Vivir, que congrega adultos mayores, en 1998.

Historia oficial

El 5 de diciembre de 1940 (Ley 9.974) La Floresta es declarada Centro Poblado, conjuntamente con Atlántida y Costa Azul. El 9 de diciembre de 1969 (Ley 13.806) fue declarada Ciudad, junto con Parque del Plata. Hoy, y desde julio de 2010, es cabeza del Municipio La Floresta, recientemente creado,  y que abarca desde Solís Chico a Solís Grande, con la vía férrea como límite Norte, incluyendo todo el pueblo de la Estación y exceptuando Capilla de Cella y Piedras de Afilar, que pertenecen a Soca. Los cinco concejales, presididos por un Alcalde, tienen su sede en nuestra ciudad. El cargo lo ejerce por primera vez la Sra. Isabel Huelmo, elegida por voto popular al igual que los otros cuatro concejales.

Cambio de dueño

El24 de julio de 1941. La Floresta S.A. venderá sus acciones a Balnearios La Floresta S.A. en $187.000. Más tarde esta última Sociedad entrará en liquidación (1984) y venderá todo todas sus acciones al señor Joaquín Rial.

Nace la Liga de Fomento y con ella llega el hormigón

En 1951 vecinos pujantes presididos por don Emilio Tacconi, dan origen a la Liga de Fomento, que se aboca de inmediato al hormigonado de las calles. Primero el centro y en 1954 ya alcanza hasta el Sarandí. Ese es nuestro hormigonado actual, fuerte y sin malla de hierro, porque el asentamiento es sumamente firme. Vale recordar que al comienzo de los años’30 las calles abiertas en la arena se cubrían de pinocha para hacer posible la circulación.

El agua potable

En un principio provendrá de pozos manantiales. A partir de los años ’30, La Floresta S.A. suministrará agua de excelente calidad, totalmente gratuita, a través de una red que ella misma construirá cuyo pozo surgente y tanque aún permanece en la proa de Argentina y Bra. En 1955 el servicio de agua potable es asumido por OSE, se instalan contadores en las casas y se construye un nuevo tanque mucho más grande.

Policía

El 1º de abril de 1970 se establece la 23ª Seccional Policial con dominios similares al Juzgado de paz y a la Parroquia. Antes fue Subcomisaría y primeramente un simple piquete policial.

Galería de fotos

Compartir esta página

 
Diseño web + gráfico | rupixel